Volkswagen Jetta: Desde su lanzamiento en el país el siglo pasado como Volkswagen Atlantic el sedán alemán se convirtió en uno de los favoritos de México, tal vez por la escaza oferta que existía en aquel entonces o tal vez por las cualidades que representaba la llegada de un modelo europeo que sin ser un experto en la materia podrías notar era superior a la mayoría de sus competidores, principalmente a los americanos.

En los noventa y principios del segundo milenio el amor creció aún más con la llegada de la generación A4 del Volkswagen Jetta hasta convertirse literalmente en objeto de deseo para muchas personas que veían en el modelo un auto casi Premium, su oferta de motores pasaba por los atmosféricos, turbocargados y hasta impulsados por Diésel.

En el año 2010 llego el nuevo Volkswagen Jetta con la edición Bicentenario, más grande, con mayor espacio interior, con motores más grandes y con mayor espacio en cajuela, sin embargo, en ese año llego con algunas áreas de oportunidad como eran los materiales interiores y la suspensión trasera principalmente.

Esto se corrigió al poco tiempo y el actual Volkswagen Jetta hace uso de mejores materiales interiores con el sabor netamente Volkswagen, aparte el espacio es más que suficiente para cuatro personas con todo y maletas y es que su cajuela es de las más grandes del segmento.

 

Antes de hablar del interior quiero hablar del exterior y es que si bien Volkswagen Jetta utiliza un lenguaje de diseño discreto esto no lo hace aburrido, sino que lo hace ser un coche que mantiene su valor de reventa gracias a que los cambios que llega a gozar son mínimos y es que cuando algo está bien hecho no hay por qué romperlo, el diseño del Volkswagen Jetta es sobrio, con líneas que ayudan a darle frescura al modelo sin hacerlo exótico o sumamente llamativo.

Los faros bifocales son grandes y ahora incorporan en nuestra versión a prueba iluminación de día tipo LED, hay faros de niebla, rines de aluminio y una parrilla discreta que porta orgullosa el enorme logotipo de la marca.

En el interior encontramos buen espacio para cuatro pasajeros y sus maletas, también materiales principalmente en el tablero que ahora son acolchados y suaves al tacto, no existen reflejos en el parabrisas lo que se agradece en días soleados y el ensamble de todos los plásticos ya sean suaves o rígidos en el interior está muy bien ejecutado, no hay ruidos interiores y nada se siente mal ajustado o fuera de lugar.

Como en el diseño exterior el diseño interior hace uso de líneas suaves y sobrias, el cuadro de instrumentos utiliza dos grandes relojes y una pantalla al centro con información de la computadora de viaje, hay acabado piano desde el cuadro de instrumentos hasta las salidas de aire acondicionado, alrededor de la pantalla que por cierto es a color y equipa sistemas de conectividad con Android Auto, Apple CarPlay y Mirrorlink a través del puerto USB.

La palanca de cambios esta forrada en piel y los vidrios, seguros y espejos son eléctricos, en el caso de la versión probada se cuenta con 6 bolsas de aire, 4 frenos de disco con ABS, sistema electrónico de bloqueo de diferencial, control de tracción, sistema de anclaje ISOFIX para las sillas de bebe, encendido por botón y mucho más equipo de comodidad como la función verano, por ejemplo.

Dentro de la gama Volkswagen Jetta hay versiones con dos o cuatro bolsas de aire dependiendo el acabado y con dos opciones de motores, un cuatro cilindros que ya conocemos de hace muchos años y que la marca ha modificado para cumplir con las normas vigentes de emisiones y consumo, entrega 115 caballos de potencia gracias a sus dos litros de desplazamiento y también como en la versión probada se puede elegir un motor de cinco cilindros con 2.5 litros de desplazamiento y 170 caballos de potencia, acoplado a una caja manual o tiptronic de 6 velocidades como es el caso.

Como es de esperarse con el aumento en potencia y cilindrada los consumos también crecen y en condiciones de trafico citadino nuestro Volkswagen Jetta nos entregó entre 8 y 9 kilómetros por litro, situación que cambia mejorando considerablemente al circular a velocidades constantes permitiendo relajar el motor.

La suspensión trasera era una de las principales mejoras que esperábamos para el Volkswagen Jetta que ahora en lugar de una suspensión de eje rígido utiliza una suspensión llamada Fourlink que permite tener un mejor control del sedán sobre todo en curvas a la vez que mejora la comodidad y entrega un desempeño dinámico a la altura del Volkswagen Jetta que todos tenemos en la cabeza.

Los precios según la versión quedan de la siguiente forma:

Jetta Live: $241,990 pesos

Jetta Style $259,990 pesos

Jetta Trendline $276,990 pesos

Jetta Comfortline $295,990 pesos

Jetta Sportline $334,990 pesos.

1 Comentario

  1. Hola Alonso. Muy buenos comentarios y además precisos, y por ello quisiera pedir información pues estoy por comprar mi primer auto en agencia. Trabajl en Xalapa, ciudad con muchos desniveles y tráfico y vivo en un pueblo cercano al que hay que bajar en muchas curvas y carretera un poco dañada, además de que llueve mucho. Mi familia es de cinco. Con esto tengo la duda entre un Jetta 2.0 o un Kia forte ambas en sus versiones manuales y más austeras. ¿cual es tu opinión y recomendación?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here