Scat 6

El Dodge Challenger Scat Pack no es un Hellcat, no, pero no necesita serlo, podemos hablar de un coche totalmente diferente aun cuando comparten casi todo, es un muscle car con personalidad propia al que le toco compartir elementos con otro muscle car diferente.

Es decir, el Hellcat es bestial, es más duro, es más rudo, es el exceso en todos los sentidos, en cambio, el Challenger Scat Pack es un muscle car más cercano a lo que conocemos de este tipo de autos. Tenemos un gran diseño inspirado en los 70´s, hay un gran auto en todos los sentidos, son coches grandes con un cofre al que ya pocos están acostumbrados.

Interior y Equipo:

Scat 8

Abres la gran puerta del conductor y pasajero y te montas sobre los asientos con piel y tela en combinación con rojo y la “abejita” bordada en el asiento para sentirte dentro de un verdadero coche con galleta por no decir otra cosa. El volante es de buen tacto, la piel es agradable, todo está bien ensamblado, la pantalla de 8.4” del sistema Uconnect domina el tablero y te recuerda junto con la pantalla central que no estás en un coche de los 70, sino en uno moderno con todo el equipo y tecnología actual.

La palanca de velocidades es intuitiva y solo los relojes indicadores de velocidad y revoluciones parecieran traídos de esos años.

El Challenger Scat Pack aparte, está homologado para hasta dos sillas de bebes en el asiento trasero con lo cual el típico argumento de tu esposa de “no es un coche familiar” se derrumba pues hasta con los bebes podemos cargar y de paso hacerlos fans del sonido del V8 HEMI del cual platicaremos más adelante.

Tenemos climatizador, vidrios y seguros eléctricos, sistema Uconnect con 6 bocinas, AM/FM/MP3/Bluetooth, sistema de entrada y arranque por botón, una completa computadora de viaje que te puede mostrar información de todo tipo del auto, en fin, no solo es un muscle car potente, también viene cargado de tecnología digital.

Manejo, Motor y amor a primer arrancón:

Scat 11

Ya, el Challenger Scat Pack al igual que su hermano mayor el Hellcat, podrían traer un estéreo AM y vidrios manuales siempre y cuando conservaran sus maravillosos motores V8 HEMI, en el caso del Challenger Scat Pack estamos hablando de un V8 HEMI de 6.4 Litros y 485HP acoplados a una transmisión automática con modo manual de 8 velocidades y sistema de desconexión de cilindros, por aquello de que queramos jugar a ser ecológicos.

Imagina esto, abres la puerta del Challenger Scat Pack con la llave en tu bolsillo, te acomodas en el asiento, colocas el cinturón de seguridad y ajustas los espejos y volante, pisas el freno y oprimes el botón de encendido, al hacerlo escuchas algo que pareciera música, un rugido que puede despertar a los vecinos y que dibuja una sonrisa inmediata en tu rostro, el Challenger Scat Pack ya despertó, está listo para entregarte emoción pura.

Esta versión que también es conocida como “Shaker” tiene unas tomas de aire que sobresalen del cofre en la parte central y que evocan aún más ese espíritu americano en él, pareciera que te transporta en el tiempo a un muscle car original pero eso sí, más seguro y controlable así como con mejor desempeño.

Engranamos Drive, activamos el control de salida o “Launch control” en el tablero junto al mando de climatizador, pisas freno y aceleras hasta las 3000 RPM aproximadamente y cuidado, si no tienes una recta larga y libre frente a ti puedes estar en problemas pues este Challenger Scat Pack logra devorar cualquier cantidad de asfalto que se ponga frente a él en menos de lo que imaginas.

Controlar al Challenger Scat Pack es más sencillo gracias a una suspensión un poco más suave que filtra las irregularidades del camino y permite una marcha más cómoda, ojo, no por esto es menos deportivo, solo es más sencillo utilizarlo en el día a día y es más domesticado para las manos de la mayoría.

Los rines de 20” en color negro, la toma de aire central en el cofre, el spoiler negro y el alerón frontal nos regalan una gran estampa del Challenger Scat Pack y el motor V8 HEMI 6.4 litros nos entrega emociones puras y es inevitable no hacer arrancones y no hacer alarde del gran vehículo que tenemos en nuestras manos.

El Challenger Scat Pack tiene 485HP y cuesta $685,900 pesos, una ganga si comparamos todo lo que nos entrega a cambio, olvídense del refinamiento y comiencen a disfrutar la brutalidad de los HEMI.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here