El primer Range Rover fabricado bajo los nuevos estándares de distanciamiento social ha salido de la línea de producción de Solihull, la marca ha tenido que implementar nuevas medidas para reanudar su producción en todo el mundo.

Las medidas para la fabricación de Range Rover incluyen el distanciamiento social, higiene y monitoreo de la salud de los colaboradores tanto de producción como de ingeniería, oficinas y espacios comunes.

Los empleados involucrados en la fabricación de Range Rover son sometidos a pruebas de temperatura con cámaras térmicas, distancia social de dos metros entre las personas cada que sea posible y equipos de protección de personal donde no se pueda respetar esa distancia.

El Dr. Steve Iley, director médico de Jaguar Land Rover comentó: “Hemos pasado por momentos sin precedentes y mis pensamientos están con todas las personas que han sido afectadas por COVID-19, así como con los profesionales de la salud cuyo papel en la lucha contra el coronavirus es apreciado alrededor del mundo”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here