Home Noticias

Digno de una película de ciencia ficción, prueba del Renault Twizy.

IMG_20150214_131006~2

Renault Twizy ¿Qué es? ¿Ya está a la venta? ¿Cómo Funciona? ¿Es legal? Estas y otras muchas son las preguntas que nos hacen los conductores en las calles cuando nos detenemos en el semaforo junto a ellos, unos peatones incluso se bajan de la banqueta, se acercan y nos preguntan si nos pueden tomar foto o vídeo.

Un día antes me ofrecieron probar el pequeño Twizy de Renault, la fecha la decidí yo, al día siguiente, no podía esperar, llego la hora pactada y un pequeño “brief” del coche, por fin lo veo salir del área de servicio de la agencia y lo estacionan en la parte de autos en exhibición, la sonrisa es inevitable, es un auto digno de película de ciencia ficción.

IMG_20150214_124138~2

Unas fotos y tomas antes de salir a la calle y listo, mi compañero de viaje “Raúl Contreras” de Renault del Sol en Guadalajara, es quien amablemente nos ofreció la prueba y quien nos acompañaría a conducir el auto, Raúl es una persona de más de 1.80, las 2 plazas del Twizy se ubican una detrás de la otra y a primera vista no parecen ser muy espaciosas, sin embargo Raúl entra y se pone cómodo en la plaza trasera, es mi turno, me subo y acomodo el asiento a mi posición, la llave es como la de cualquier otro Renault, la insertamos en el switch, Raúl nos explica lo que está pasando pues salvo unos indicadores tipo LED en el tablero, no pasa mucho, giramos y solo aparece un indicador nuevo y la palabra “Go” esto quiere decir que “Nuestro” Twizy está listo para arrancar.

Al quitar el pie del freno esperaba que avanzara como un automático tradicional, cosa que no es así, es necesario pisar el acelerador y todo comienza a ser divertido, no tenemos cristales laterales, las puertas son de tipo tijera, lo cual ya le da un toque aún más diferente si es que cabe la expresión además de hacer que estemos en mayor contacto con lo que sucede fuera, el color negro con blanco lo hace ver muy llamativo, al poner neumáticos en la calle lo primero que notamos es la dureza de la suspensión que parece trabaja demasiado en nuestras imperfectas calles, Raúl me empieza a explicar todos los sistemas pero la verdad es que estoy más atento a los demás conductores, parece que traemos una nave espacial, todos nos voltean a ver.

Avanzamos y la gente en las estaciones de autobús nos sigue con la mirada, nos señalan y el 90% de las personas sonríe de manera inevitable al ver el Twizy, hasta aquí todo está bien, son calles sin mucho flujo de autos, inevitablemente yo sonrió también, es un auto divertido y único en las calles. Los 60 KM/H los alcanzamos fácilmente como en cualquier otro auto, eso sí, sin emitir sonido alguno o gases contaminantes, en el interior no hay cabida para el lujo, tenemos un volante con bolsa de aire, un tablero digital, las perillas de luces y limpia brisas, los botones de Drive, Neutral y Reversa, es todo, ah bueno y dos pequeñas guanteras a los lados, pero ¿a quien le importa el lujo en un auto de este tipo?.

IMG_20150214_124223~2

Seguimos avanzando y nos incorporamos a una avenida principal de tres carriles, el primer semáforo en rojo rodeado de autos y todos nos están viendo, es algo raro, avanzamos y en un momento al ir circulando por el carril central me percato que ningún auto está a un lado mío, todos los demás autos van detrás de mí, sí, todos tomando fotos o vídeo formados detrás de mí, WOW esto siente un Rock Star, incluso en otra calle un Jeep Wrangler me sigue por mucho tiempo tomando vídeo, descubro una función muy divertida, en la palanca de direccionales y luces tenemos una opción para emitir un sonido exterior con la finalidad de que peatones así como otros autos nos escuchen pues al no tener motor a combustión es muy probable que no te des cuenta que el Twizy está cerca de ti, lo enciendo y la atención hacia el auto es total por parte de quien lo rodea.

Al circular sentimos muchos brincos, es normal, la suspensión es dura pero no es nada con lo que no podamos convivir, no existe la sensación de inseguridad que podría estar presenta por el tamaño del auto ya que te acostumbras rápidamente a sus reacciones y dimensiones.

El motor, alcanza los 80 km/h de velocidad máxima y las baterías tienen una autonomía promedio de 100Km, la carga total en un enchufe de 110V, la marca dice que se realiza en tres y media horas. Nada mal para ir al trabajo y dejarlo cargando para el momento en que salgas tener el 100% de la batería disponible.

Todo sigue siendo divertido, el manejo es muy similar al de un coche normal, solo la ausencia de cristales laterales es algo que extrañamos, la marca nos dice que habrá una versión con paneles de policarbonato para montarse y cerrar totalmente el habitáculo.

IMG_20150214_124322~2

Es un auto destinado totalmente a ciudad, es divertido y muy maniobrable lo que ayuda en calles reducidas y sobre todo para estacionamiento, la carga de la batería dura más de lo que una persona promedio necesita para trasladarse día a día, la velocidad máxima es la máxima permitida en la mayoría de las vías rápidas de nuestras ciudades por lo que aunque quisiéramos y pudiéramos la ley nos prohibiría ir a mayor velocidad.

El precio comienza en los $285,000 pesos, no es un auto barato ni mucho menos se convierte en la primer opción de las personas al adquirir un vehículo, sin embargo la orientación es diferente, incluso la propia marca enfoca sus esfuerzos en distribuirlo a empresas a través de arrendamiento ya que es 100% deducible.

La disponibilidad también es limitada pues se requiere que haya distribuidores capacitados para dar servicio, sin embargo, si tienes un auto normal y tienes la posibilidad de comprar un “juguete” de este precio, la diversión y la originalidad están garantizados, vale la pena pues sonreír dentro del Twizy es inevitable.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here