Las bolsas de aire son uno de los sistemas de seguridad más valorados hoy en día en nuestros autos, Mercedes Benz las utilizó de serie por primera vez en un auto en la Clase S del año 1981, desde entonces ha habido un creciente uso de estas hasta llegar a ofrecerse en autos como el Chevrolet Spark que en Estados Unidos tiene hasta 10 de ellas.

Desafortunadamente también existe un gran bache de información al respecto de su funcionamiento, incluso de su composición, hay quien cree que en realidad utilizan aire, sin saber que en realidad utilizan principalmente nitrógeno que genera una reacción al ser detonado gracias al comando de la computadora y que “infla” el dispositivo de Nylon principalmente en cuestión de milisegundos.

Pero, ¿Por qué no se infla en todos los accidentes?, como te contaba, funciona al comando de la computadora que utiliza una serie de sensores que determinan si es necesario que la bolsa de aire se despliegue o no, hay acelerómetros, sensores de presión, de estabilidad, entre otros que determinan si debe o no desplegarse una bolsa de aire y cuál debería hacerlo.

Las bolsas de aire son el último recurso del auto para mantener con vida a los ocupantes, con esto en mente debemos entender que solo se activaran cuando los sensores indiquen a la computadora de viaje que la vida de los ocupantes está en peligro en un accidente, cuando le dice que la estructura no es suficiente para salvaguardar a los pasajeros y que la bolsa de aire es la mejor herramienta que tiene para minimizar los daños al cuerpo de los ocupantes.

Entendiendo esto, podemos ahora saber que no en todos los accidentes deben activarse, incluso puede ser contraproducente, imagina un accidente a 20km/h donde se destroza la fascia y salpicadera del coche, faros y parrilla pero que difícilmente comprometería la integridad de los pasajeros, si se activara la bolsa de aire el costo de reparación probablemente haría inviable la misma, entonces el seguro tendría que dar por perdido tu auto con la correspondiente perdida financiera que eso implica.

Peor aún, si no fuera por los sensores de peso que equipan ya muchos autos, imagina que vas tu solo, tienes un choque menor y activa las dos bolsas de aire frontales sin necesitar la del pasajero, implicaría un costo altísimo.

Así que la próxima ocasión que veas un auto accidentado, sin las bolsas de aire de fuera, no te asustes, incluso si tu tienes un accidente y estás no detonan, tal vez fue lo mejor, así evitas costos de reparación altos y sobre todo puedes evitar lesiones provocadas por la bolsa de aire, porque recuerda que su función es tratar de mantener con vida a los ocupantes, esto no quiere decir que el impacto con la bolsa de aire sea suave, lo más probable es que los pasajeros salgan con raspones, golpes o moretones por la bolsa de aire, pero con vida.

Claro que hay fallas, hay momentos donde tal vez no era necesario que se activaran y lo hacen o al revés, pero estadísticamente son los menos, la computadora utiliza patrones precargados para determinar si debe o no activarlas, pero probablemente te ves involucrado en el primer accidente del que no haya registro previó en la historia y ahí podría haber una falla.

Pero recuerda, no siempre deben activarse las bolsas de aire, no todos los accidentes lo ameritan y si no sucedió lo más probable es que nunca se vio comprometida la vida de los ocupantes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here