La fábrica de Tesla en California es hoy el centro del enojo de Elon Musk, el controversial CEO de la empresa de automóviles está ansioso por regresar a trabajar de manera normal, tanto o más que nosotros, por eso ha estado presionando para poder reanudar operaciones en su planta de Fremont.

Sin embargo, a pesar de que las autoridades han estado trabajando muy de cerca con el equipo de Musk, la fábrica de Tesla parece que tendría que esperar para reanudar operaciones, al parecer, Musk quería comenzar de nuevo operaciones el pasado 8 de mayo, sin embargo, todo esta planeado para el próximo 18 de mayo.

Esto involucra también las operaciones de las oficinas centrales de Tesla en Palo Alto, California, incluso el alcalde Adrian Fine twitteo al respecto: “Estaré muy decepcionado si Tesla deja la Ciudad de Palo Alto, estamos listos para ayudar”. La compañía tiene sus oficinas centrales en esta ciudad, así continuo Fine, “Realmente valoro tener una compañía de alta tecnología basada aquí, generando empleo, pagando impuestos y ayudando a resolver la crisis del cambio climático, estaré feliz de ayudar Elon”.

Sin embargo, a pesar de la estrecha relación entre gobierno y empresa, la alcaldesa del condado de Alameda, donde se ubica la fabrica de Tesla, Erica Pan comentó que no tienen el permiso para reiniciar operaciones debido a la pandemia a lo que Musk contestó “Demandaremos de inmediato al condado de Alameda, el jefe interino de salud, ignorante y no electo, esta trabajando en contra del gobernador, el presidente y las libertades constitucionales sin sentido común”.

Al parecer la fábrica de Tesla así como sus oficinas se encuentran en el ojo del huracán, Tesla ha planeado un nuevo edificio y una mega fabrica que al parecer estarían en Texas, esto implicaría el traslado de gran parte de sus colaboradores desde Santa Clara a una nueva ciudad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here