Jeep Grand Cherokee Trackhawk – No, siendo sinceros nadie necesita una SUV de 707 caballos de potencia, pero que bueno que Jeep decidió crearla, no es un auto que lo compres con la razón, definitivamente va a la parte emocional que vive dentro de nosotros, hasta de la persona más fría, solo que ahora aparte de ser emocional tienes que ser millonario.

Jeep Grand Cherokee Trackhawk utiliza el motor V8 HEMI del Challenger y Charger Hellcat, vamos que bien podría llamarse Grand Cherokee Hellcat, estamos hablando de un motor 6.2 l con 645 lb-pie de torque y los ya famosos 707 hp, caja automática de 8 cambios y tracción a las 4 ruedas.

Las cifras son impresionantes como lo es el sonido del motor que despierta emociones aún en la persona más indiferente, es inevitable que el corazón se acelere solo de escuchar el gruñir del motor a través del escape, grita lo poderosa que es a la vez de irracional.

Y es que Jeep Grand Cherokee Trackhawk no está pensada para que cambies tu Chrysler Pacifica por una de ellas para ser el auto familiar, está pensada para esas personas que viven en la cabeza de la pirámide económica y que tienen no $1´850,000 pesos de sobra en la cuenta bancaría, está pensada para quien tiene más de cientos de millones de pesos en su cuenta y que un día despiertan con las ganas de un juguete nuevo, ahí entra Jeep Grand Cherokee Trackhawk, si te preguntas ¿Cuántas personas pueden tener ese estilo de vida? Te puedes dar una idea al saber que las primeras 50 unidades que llegan a México ya están vendidas, es una primera oleada y la lista de espera va creciendo.

Por dentro encontramos el sistema de infoentretenimiento UConnect con pantalla de 8.4”, sistema de audio firmado por Harmann Kardon, asientos en piel, con calefacción y ventilación para los asientos delanteros y en el exterior difícilmente se diferencia del modelo SRT-8, lo cual es bueno, los rines son de 20” y los calipers vienen en color amarillo, contrastando con el negro mate de los rines.

Sin duda un juguete para pocos, pero que te divertirá como pocos, la sonrisa la tendrás desde que enciendes el motor.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here