Infiniti en Cuba: A través de la historia Cuba siempre ha sido un protagonista importante, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo pasado y gracias a la reciente apertura que, aunque minimizada por muchos es importante para otros es que se han podido dar situaciones como esta, la de ver un Infiniti en Cuba.

Alfonso Albaisa es director ejecutivo de diseño de INFINITI y pudo llevar nada más y nada menos que un Infiniti Q60 400 Sport, siendo así el primer vehículo de patente américana en suelo norteamericano en ingresar a cuba en 58 años.

Infiniti en cuba

Alfonso Albaisa fue criado en Miami y su residencia actual es en Japón, desde ahí supervisa los cuatro estudios de diseño de INFINITI a nivel mundial, es la primera vez que tiene Alfonso de visitar Cuba y poder apreciar en persona el estilo arquitectónico de mediados de los años 50 que fueron diseñados por su tío abuelo, Max Borges-Recio quien diseño lugares como El Tropicana, el Club Náutico así como su propia casa, en este proceso Alfonso pudo encontrar los orígenes de su ADN y comprobar que su estilo de diseño lo lleva en directo hasta los autos de la marca.

Estoy seguro que pronto veremos más historias de reencuentros con Cuba y su gente como el que Alfonso pudo vivir y los Cubanos de poder ver uno de los coches más bonitos actualmente de la industria, generando así un choque de emociones de ambas partes, creando sueños en niños que probablemente nunca habían pensado o sentido la emoción de ver un auto como Infiniti en Cuba, las fronteras no deberían ser ni físicas ni mentales.

Infiniti demuestra lo importante que es derribar los limites para poder disfrutar todos, desde nuestro propio espacio en la historia de lo bueno que la vida nos puede dar, nos da una muestra de que la privación solo aleja a las personas de las grandes obras, sea un coche o sea tu propia cultura.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here