IMG_20150210_175355~2

Lo primero al ver “nuestra” Honda CR-V a prueba en la planta de Honda de México fue “es un color interesante”, hablamos de un color tipo rojo cobrizo que la marca denomina “Café Cobrizo”, bueno nos entregaron la llave como siempre muy amables y nos adentramos en la CR-V en versión I-Style que es la segunda y más reciente de la gama para esta nueva generación, nos recibe un interior color Beige que combina muy bien con el color exterior, la sensación de amplitud está presente en cuanto nos sentamos al volante, contrario con lo que podría decirnos el diseño exterior, por dentro la CR-V parece ser más espaciosa de lo que el diseño nos diría.

Puesta en marcha y los primeros kilómetros nos damos cuenta que el sistema de infotenimiento a través de una pantalla “touch” de 7 pulgadas no tiene navegador, podemos acceder a el a través de una aplicación en nuestro celular, esto con la finalidad de mantener las calles actualizadas pero es necesario contar con la misma, ni hablar, seguimos rodando y activamos el modo ECON, no hay gran diferencia en la sensación de manejo respecto al modo normal pero si notamos como el motor tiende a buscar las revoluciones bajas y esto nos da un promedio de viaje de hasta 15KM/l aunque el promedio general es de 12.5 km/l, nada mal para un SUV con motor 2.4 litros y 185 caballos con tecnología Earth Dreams que por cierto recibe inyección directa de combustible.

La Honda CR-V es un SUV ligero de reacciones muy nobles, no te dará sorpresas, transmite muy bien todo lo que sucede y esto ayuda a conocer los límites del vehículo, la respuesta de la caja CVT es de las mejores que hemos probado y es parte de las mejoras mecánicas que recibe para esta nueva generación, la anterior montaba una caja automática tradicional, pareciera estar lista para responder ante cualquier insinuación del pedal, algo que a muchas personas les va a agradar.

IMG_20150210_175516~2

Circular en ciudad es muy cómodo, la suspensión es agradable, los materiales se ven y se sienten bien, el tablero en lo personal me gusta pues tiene dos pantallas, una de información general en la parte superior y una en la posición más cercana al conductor donde encontramos el sistema de infotenimiento, información de viaje, teléfono y donde vemos los tres modos de nuestra cámara de reversa.

Tiene costuras simuladas en el plástico del tablero pero le dan un buen toque, en realidad se ven bien y la combinación negro con beige del interior más la tira horizontal en color plata lo hacen agradable, se siente cálido.

Llega el momento de adelantar un coche y la CR-V responde, ¡¡pero algo pasa en el cuadro de instrumentos!! Si, el filo color verde que veíamos alrededor del velocímetro cambia de color, indicándonos que no estamos siendo ecológicos, ¡vaya! Pareciera que la CR-V se comunica con nosotros, dejamos de acelerar y vuelve un agradable tono verde en la iluminación.

Al día siguiente comenzamos a ver los detalles de diseño exterior, acentos cromados, una nueva parrilla que luce bien, faros de niebla nuevos y un conjunto muy agradable con nuevos faros con iluminación “LED”, subimos de nuevo y comenzamos el día, es un vehículo muy amigable, sigue comunicándose con nosotros de manera clara y los colores del tablero nos ayudan a entender como manejamos, el sistema de sonido es de buena calidad sin querer competir con marcas de renombre pero recordemos que busca agradar a la familia no al DJ de la disco de moda.

IMG_20150210_175500~2

El espacio interior es muy grande, las plazas traseras tienen un piso plano y la cajuela es de gran tamaño, si a eso sumamos la posibilidad de “jugar” con los asientos traseros podemos convertir nuestra CR-V en un auto de carga, claro, eso no sucederá, los espacios para guardar objetos son múltiples, hay porta vasos, guantera, consola central, incluso en las puertas contamos con pequeños espacios debajo del reposa brazos, el enfoque familiar esta presente, algo que nos gusto mucho es darnos cuenta que las puertas traseras abren en un angulo de casi 90° lo que ayuda mucho a subirse al auto o meter objetos como una silla porta bebes y al bebe mismo.

Las maniobras de estacionamiento fueron muy fáciles pues la cámara de reversa cuenta con un modo que te permite ver desde arriba tu fascia y la del coche de atrás por lo que sabes perfectamente la distancia a la que están y ayuda a evitar golpes ligeros.

Seguimos día a día con ella y en realidad es agradable de conducir, su marcha es cómoda en ciudad y si acaso extrañamos algo más de equipo, pero para eso están las versiones más arriba, la nuestra en versión “I-Style” busca ser más racional, te ofrece un buen equipo por un buen precio, $356,900 pesos exactamente.

Si lo que se quiere es buen equipo sin caer en vestiduras de piel o quemacocos esta es la mejor opción, nos entrega elementos de seguridad como las 6 bolsas de aire, ABS, EBD, cámara de reversa y elementos de infotenimiento y convivencia muy atractivos sin tener que pagar de más.

Por algo sigue siendo de las favoritas del segmento y con seguridad seguirá siendo una de las opciones más buscadas y con mayor valor, nos despedimos de ella con esa sensación de haber hecho algo muy bien, la CR-V está muy bien hecha y es orgullosamente fabricada en México, esto más todas sus bondades nos explican por qué de su éxito.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here