Tantas veces nos hemos preguntado si el estado de nuestras llantas es el óptimo o si ya es tiempo de reemplazarlas. Al no conocer detalles técnicos como si esta correctamente infladas, si son el tipo de neumáticos para la velocidad de conducción y carga, incluso si el tiempo de vida de las mismas a llegado a su límite, difícilmente sabremos dar un diagnóstico objetivo.

Tamaño y presión correcta de la llanta de mi automóvil.

El punto de partida es por su puesto, conocer cuál es el tipo correcto de llantas para nuestro vehículo, información que podemos obtener del neumático que viene instalado desde que sacas tu coche de la agencia, aunque no te alarmes si no cuentas con esa información si es que compraste tu coche de segunda mano o sospechas que las llantas han sido modificadas. En la mayoría de los automóviles contamos con etiquetas informativas con la descripción tanto de la presión ideal y medidas de neumáticos según la carga y tipo de vehículo. Estas etiquetas pueden venir al abrir la puerta por un costado cerca de la cerradura, o en la tapa del tanque de gasolina. Otra fuente de información sin duda confiable es el manual de usuario y mantenimiento del vehículo.

Una vez ubicada esta pegatina, comencemos a desmenuzar la información que, aunque muy técnica, no es difícil de descifrar.

cuanto aire llevan mis neumaticos
cuanto aire llevan mis neumáticos

Teniendo como ejemplo la siguiente información: P185/60R14, DEL (30PSI), TRAS (35PSI), RANGO DE VEL. (H)

Comenzando con la letra “P”, tenemos que la sugerencia del fabricante del auto es un neumático tipo “P-Metric” (P=Passenger/Pasajero) dando alusión a que el auto no está destinado a transporte de carga, bastante entendible sabiendo que se trata de un coche compacto. Aunque hoy en día existe un debate muy grande acerca de qué tipo de llanta usar en tu auto, si P-metric o Metric, la realidad es que para usos domésticos y de viajes poco frecuentes y poco demandantes, las ventajas de una y otra son prácticamente imperceptibles. A grandes rasgos, la diferencia principal es que el tipo P-metric tienen una ligera diferencia menor en el índice de carga, casi despreciable a la hora de cargar el porta equipaje.

El número “185” se refiere al ancho de la llanta en milímetros

El número “60” es el alto de la cara lateral de la llanta, esto es en relación porcentual al ancho de la misma. Es decir, en este ejemplo el alto de la cara lateral es 60% con respecto de 185 milímetros, siendo así 111 milímetros de altura.

R14” significa radio igual a 14 pulgadas, aunque la creencia popular suele indicarnos esto como “rin 14” por la letra R, lo correcto es interpretarlo como la dimensión radial de la cara interna del neumático.

Ya conociendo el tamaño ideal de nuestra llanta pasaremos al punto clave del cuidado que nos toca como usuarios, la presión de inflado. En nuestro ejemplo tenemos dos presiones sugeridas, una es para nuestras llantas delanteras (DEL), y otra por supuesto para las traseras (TRAS). En este caso para las delanteras el fabricante del auto recomienda una presión en frio de 30 PSI y las traseras a 35 PSI (1PSI =14.5038 BAR).

Por último, tenemos el rango de velocidad. En este caso la letra “H” nos indica que el límite es de 210 km/h, aunque pocas veces o casi nunca podrás rodar una llanta de tu vehículo compacto a esa velocidad, el rendimiento nos indica que podríamos tener una mejor maniobrabilidad y manejo más cómodo al tener un margen amplio en este rango. Pero aun así tenemos excepciones, como en las categorías de autos super deportivos donde los rangos son expresados por letras como V, Z y X. En estos casos el diseño de las llantas es para tener mayor agarre tanto en aceleración como en el frenado sumado a las características obvias de velocidades de 240 km/h en adelante.

SIMBOLO DE VELOCIDAD VELOCIDAD EN KM/HR
P 150
Q 160
R 170
S 180
T 190
U 200
H 210
V 240
W 270
Y 300
Z Más de 300

¿Qué desventajas tenemos al no usar la presión correcta?

Además de que podremos apreciar un ahorro en el uso de combustible que, aunque liguero no será nada despreciable, esto por tener una mayor resistencia al conducir el auto, como analogía podemos tener aquellas veces en que a las llantas de tu bicicleta favorita de la infancia le faltaba presión de aire y sentías que era imposible subir las colinas. Esto es porque la llanta está diseñada para soportar el peso y ayudar al sistema de transmisión a aprovechar el movimiento fluido de los neumáticos.

Otra desventaja bastante importante de considerar es que el desgaste de tus llantas se verá modificado si usamos la presión incorrecta. Imaginemos que la llanta reaccionara al inflado como un globo, teniendo su forma ideal al inflar con la presión sugerida por los fabricantes, ahora imaginemos que al globo le faltara aire, apoyando la misma cantidad de peso que al globo con la cantidad de aire ideal tendremos una deformación mayor logrando una superficie más amplia de contacto con él suelo y entonces este efecto provocará que el desgaste sea mayor en las laterales del neumático dejando toda la carga en esos puntos acortando el tiempo de vida útil de la llanta. Y qué pasa al globo le suministramos más presión de la que requiere, caso contrario que el globo desinflado, tendremos una superficie menor de contacto, concentrando toda la carga en el centro de la llanta, cosa que también reducirá el tiempo de vida útil del neumático.

llanta correctamente inflada
llanta correctamente inflada

¿Cómo saber si debo reemplazar mi llanta?

Sabiendo el tipo de llanta, la presión y a velocidad tope de nuestros neumáticos, ¿Como saber si ya es hora de cambiarlos? Aunque muchas veces es evidente la necesidad de reemplazarlos, por el desgaste visual o porque ya de plano en las llantas reforzadas los alambres entretejidos ya están a la vista. Tenemos un par de auxiliares que la gran mayoría de fabricantes nos proporcionan.

Esto es unos testigos relieve que tiene una altura intermedia entre la parte mas profunda del dibujo y cara de rodado de la llanta.

Otro no menos importante es la fecha plasmada en la cara lateral de la llanta, expresado en 4 dígitos, siendo los dos primeros la semana y los últimos el año de manufactura. Aunque los fabricantes normalmente deciden la clase de componentes a utilizar en la llanta, casi todos son polímeros vulcanizados que normalmente no tienen duración mayor a los 5 años de manera ideal.

Una vez alcanzado este nivel o fecha, ya es tiempo de cambiar la llanta.

Recuerda que las llantas es un punto crítico en el cuidado y mantenimiento de tu vehículo, y claro que tenerlas en las mejores condiciones ayudará a proteger de tu integridad y seguridad como conductor y también las de tus pasajeros.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here