El Chrysler Spirit fue un auto emblemático en México durante la década de los años 90, símbolo de modernidad y deportividad para la marca, prácticamente no había familia de clase media que no soñara con tener uno.

Fue un sedán que se comenzó a vender en 1989 en Estados Unidos como reemplazo del Dodge 600 y era la adaptación a la plataforma AA de Chrysler, una variación de la plataforma K, fue fabricado en Delaware, en Toluca, Estado de México y en Valencia, Venezuela.

El Chrysler Spirit también fue conocido como Dodge Spirit, Plymouth Acclaim, Chrysler Saratoga, Chrysler LeBaron y Chrysler Acclaim, como hoy la marca utilizaba la misma plataforma, pero con algunos cambios para venderlo en diferentes mercados.

Como típico diseño de los años 90 era un sedán con las formas muy bien definidas, un frente delgado y largo, la cabina muy bien marcada y el pilar C algo grueso con una caída casi a 90°, similar a la de Mercury Cougar, dando paso a una cajuela muy bien marcada que terminaba también a 90°.

Algunas de las novedades o cambios que tuvo durante su venta fueron el añadir frenos de disco con ABS en las 4 ruedas, transmisión automática de 3 cambios para el motor V6, cinturones de seguridad motorizados para el pasajero, entre otros.

Había diferentes motorizaciones para el Chrysler Spirit y sus hermanos:

  • 2.5l de 100hp
  • 3.0l V6 origen Mitsubishi de 141hp
  • 2.5l turbo de 150hp
  • 2.2l DOHC Turbo III de 224hp con ingeniería Lotus.

En México el Chrysler Spirit comenzó a venderse en 1990, solo un año después de su inicio de ventas en Estados Unidos, utilizando el motor 2.5l, en 1991 se comenzó a utilizar el sistema Fuel Injection para cumplir con las normas de emisiones.

Fue exportado a mercados como Argentina y Brasil entre 1993 y 1995, además la policía argentina lo utilizó como vehículo de la policía en Buenos Aires.

También hubo dos versiones del Chrysler Spirit R/T, la base que tenía 168hp con un turbo II y transmisión automática de 3 velocidades que fueron utilizados por la policía en México y un R/T DOHC que utilizaba el motor 2.2l de 16 válvulas con transmisión manual de 5 cambios.

Sin duda el Chrysler Spirit en los 90 fue un auto que se podía transformar desde un auto familiar hasta un deportivo con tecnología Lotus, algo que difícilmente se veía en esos años, incluso hoy es difícil verlo.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here