Audi R8 V10 Plus: Pocas cosas podemos pedirle a la vida que sean tan emocionantes como tener las manos tras el volante de uno de los superdeportivos más reconocidos a nivel mundial, ya no digamos tener uno propio sino simplemente poder conducirlo. Así de afortunado soy y Audi de México me regalo la oportunidad de tener por varios días en mi cochera, el sueño de cualquier niño como lo pude comprobar cuando los niños que pasaban se detenían para verlo desde la banqueta y como recuerdo que yo en su momento veía a sus equivalentes.

Dejando a un lado la nostalgia, analicemos el R8 V10 Plus que llega en una segunda generación a México y del que se han vendido ya más de 60 unidades, colocando al país como uno de los mercados más importantes para el superdeportivo.

Estamos hablando de un auto que comparte plataforma con Lamboghini y motor también, en este caso la potencia es de 610 caballos que impulsan a las cuatro ruedas gracias al popular sistema de tracción de la marca llamado quattro.

Y si pensabas que los alemanes son fríos tienes razón, sin embargo también dentro de esa frialdad se saben divertir y vaya que lo hacen como los grandes, el simple hecho de acceder a la cabina para dos personas del R8 V10 Plus es divertido pues es diferente a todo lo que conocemos, los materiales plásticos, piel y aluminio son de gran calidad, todo encaja donde debe y el piloto tiene al alcance de sus manos todo lo necesario para darle vida a este deportivo.

El volante aparte de los controles de lujo tiene controles de modo de manejo y hasta el botón de encendido del coche, abrimos el escape a través de un botón en el volante ¿qué pensabas que sería mecánico? Obvio no, todo en el R8 V10 es electrónico y aquí es donde los ingenieros alemanes ponen su toque, es un auto que bien te permite ir todos los días a tu trabajo en el cómo ir a una pista gracias a los ajustes electrónicos que tiene.

Poner la palanca en Drive por primera vez es materializar el sueño de muchos, la aceleración es contundente y si haz jugado un video juego te darás cuenta que es así de rápido, si utilizas las paletas de cambio detrás del volante irás haciendo los cambios hacia arriba uno tras otro y el empuje pareciera nunca tener fin, si tuviera 20 velocidades se las acabaría yendo a 500 km/h si se pudiera pues parece que la fuerza del motor no tiene fin, lo que si tiene fin son las calles y para ello los frenos tamaño pizza familiar se encargan de hacer un trabajo eficiente deteniendo lo más pronto posible al R8 V10.

El sonido del escape es para los entusiastas lo que el sonido de una orquesta para los burgueses, si, suena trillado pero así es y no hay por qué negarlo, las notas del escape son toscas, graves y al mismo tiempo hiptonizantes.

El diseño es poco criticable, podrá gustarte o no pero seguro querrás estar en él, manejarlo y explotar todo el desempeño que tiene, eso si, respecto a la primera generación Audi se vio más recatada y opto por llenar de líneas rectas y duras al R8 V10, no hay esas líneas voluptuosas de la primera generación pero ¿quién las extraña?.

El precio de esta versión es de $2’995,000 pesos, más de lo que cuesta la casa de la mayoría de los que están leyendo esta nota, estoy seguro que los vale aunque haya coches como un Hellcat con más potencia, sin embargo la diversión es diferente, incluso podrías tener un auto modificado con más potencia todavía pero el refinamiento y control así como la manera de entregarla en este R8 V10 son únicas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here